Premio ATEG de galvanización en construcción.

La reforma que se plantea propone acondicionar un local comercial en una Cafetería. El proyecto se desarrolla en una única planta, con acceso por la fachada de mayor entidad, protegida por el soportal del edificio.

El proyecto se aborda desde la imagen exterior que irá creciendo interiormente, ya que la propia función del local precisa de ésta como reclamo fundamental. Se pretende homogeneizar la imagen de la cafetería; este concepto se materializa mediante una estructura permeable de lamas de acero galvanizadas, dispuestas en vertical, que conectan las tres fachadas interrumpidas “aleatoriamente” por los huecos de iluminación al interior.

Un gran número de huecos de distintos tamaños y ubicados en distintas posiciones componen un espacio interior en que cada uno tiene su razón de ser atendiendo a iluminación, vistas y posibles variaciones funcionales de los marcos que, en determinado momento, pueden transformarse en asientos o repisas gracias al tamaño que adquieren.

En esta piel ya definida, surge la entrada enmarcada igualmente que el resto de los huecos, pero enfatizada gracias al cambio de material, al ser este marco una “U” plegada, y a la opacidad de la hoja de cierre. Además, el retranqueo con respecto al exterior, conforma un juego de sombras durante el día y luces durante la noche que le otorga el carácter de foco que precisa.